Presentación del Dr. David García Azorín

Los diferentes miembros de la Junta Directiva de la SEN quieren presentarse para que todos los socios les puedan conocer y sepan cuáles son sus funciones y las labores que desempeñan. Continúa esta sección el Dr. David García Azorín, Vocal del Área Internacional de la SEN.

Es necesario estar identificado en la web para ver el documento adjunto.

La SEN participa en el 2º Congreso Nacional COVID-19

Banner 2COVID mail

Desde la Junta Directiva de la SEN, nos es grato informar a todos los miembros que la SEN va a participar en el 2º Congreso Nacional COVID-19, que se celebrará del 12 al 16 de abril de 2021 en formato virtual.

En esta ocasión, la participación será mediante de dos mesas multidisciplinares: una con la Sociedad Española de Radiología Médica y otra con la Sociedad Española de Psiquiatría. Próximamente publicaremos el programa de las dos mesas, que esperamos sea de gran interés para los socios. La inscripción está abierta desde el pasado 27 de enero.

Animamos a todos los miembros de la SEN a presentar sus comunicaciones para este congreso. El plazo para el envío de comunicaciones estará abierto del 1 al 15 de febrero a través de la página web http://2congresocovid.es/2congresocovid/comunicaciones/enviar-comunicacion

Las normas para el envío de comunicaciones se pueden consultar en http://2congresocovid.es/2congresocovid/comunicaciones/normas

Se puede consultar toda la información disponible del 2º Congreso Nacional COVID-19 en http://2congresocovid.es/2congresocovid.

Recomendaciones sobre la vacunación frente a la COVID-19 para pacientes con trastornos del movimiento

El Grupo de Estudio de Trastornos del Movimiento de la SEN ha elaborado un documento con recomendaciones sobre las vacunas de COVID-19  en pacientes con trastornos del movimiento, al que puede acceder a través del pdf adjunto a esta noticia.  

A continuación la transcripción del documento:

En el momento de la elaboración de este documento se han aprobado dos vacunas por las agencias reguladoras estadounidense (FDA) y europea (EMA): las vacunas BNT162b2 (Pfizer/BioNTech) y mRNA-1273 (Moderna). Estas vacunas cumplieron las elevadas normas requeridas para la autorización de uso tras un examen y validación completos de los datos, como se exige en el proceso normal de aprobación de una vacuna. El proceso garantiza que se han cumplido los requisitos de eficacia y seguridad y que se puede administrar a las personas porque los beneficios de la vacuna superan sus riesgos. Las vacunas COVID-19 adicionales que aún se encuentran en las fases experimentales II y III se someterán finalmente al mismo escrutinio antes de su autorización. Adicionalmente, las Agencias Española y Europea del Medicamento realizan un seguimiento estrecho de las vacunas   comercializadas.

Hasta la fecha, las vacunas COVID-19 aprobadas han demostrado ser muy eficaces para prevenir las formas graves e incluso leves de la enfermedad, con una alta eficacia (>90%) que se ha confirmado en los diferentes grupo de edad y pacientes con diferentes enfermedades. No se han hecho análisis específicos en pacientes con enfermedad de Parkinson, pero no hay motivos para pensar que el comportamiento de la vacuna fuera diferente.

Al igual que ocurre con otras vacunas, hay algunos efectos secundarios con estas vacunas COVID-19 recientemente aprobadas. En su mayoría, los efectos secundarios han sido leves (dolor e irritación en el lugar de la inyección, dolor de cabeza, fiebre baja). Además, ocasionalmente se ha observado otro efecto denominado reactogenicidad (una reacción inmunológica a las vacunas) que se manifiesta ocasionalmente como un cuadro pseudogripal con malestar general e incluso aumento de la temperatura transitoria y sin peligro para la persona. La proporción de efectos adversos potencialmente importantes ha sido muy pequeña y no diferente de otros estudios con vacunas.

 

En resumen, en pacientes con trastornos del movimiento como es la Enfermedad de Parkinson (EP) entre otras, los datos disponibles indican:

  1. Las vacunas aprobadas o en desarrollo inducen una respuesta del sistema inmune que no afectan a priori a los mecanismos y síntomas en el caso de la EPu otros Trastornos del Movimiento.
  2. Por el perfil de los datos de los estudiofase III de las vacunas aprobadas que se han notificado, la incidencia o los tipos de efectos secundarios en los pacientes con Trastornos del Movimiento no debieran ser diferentes de los de la población general, aunque carecemos de estudios específicos en estos pacientes.
  3. Al igual que las reacciones a otras inmunizaciones, la vacunación contra el SARS-CoV2no interfiere con las terapias actuales de la EP u otros Trastornos del Movimiento.
  4. Dado que algunos de los pacientes con Trastornos del Movimiento pueden formar parte de los primeros grupos en los programas de vacunación actuales debido a su edad, residencia en hogares de ancianos u otras razones relacionadas con la enfermedad, en un futuro próximo se dispondrá de más datos para un mayor análisis del impacto de estas vacunas en la EPu otros Trastornos del Movimiento.

Con todo esto, recomendamos:

-          La vacunación frente al SARS-CoV2 de los pacientes con Trastornos del Movimiento y EP (y a sus cuidadores responsables) a menos que haya una razón específica que impida su administración.

-          Que dicha vacunación de los pacientes se realice tan pronto como sea posible dentro de las recomendaciones generales de las agencias sanitarias.

Estas recomendaciones son posibles porque los beneficios y los riesgos no son diferentes de los de la población general (de edad similar) y porque es prioritario que nuestros pacientes estén protegidos contra la enfermedad y sus consecuencias.

La SEN participará en la elaboración de una Guía Clínica sobre COVID-19 de larga duración

La Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) está impulsando la elaboración de una Guía Clínica consensuada y avalada por las especialidades implicadas en la asistencia de los pacientes con síntomas COVID-19 de larga duración, con el objetivo de mejorar la atención de los afectados. Para ello, contarán con la colaboración de varios colectivos de pacientes y sociedades científicas, entre las que se encuentra la Sociedad Española de Neurología.

La finalidad de esta Guía es poder proporcionar una respuesta sanitaria más adecuada a las necesidades en materia de salud de las personas con COVID Persistente, un grupo poblacional que crece de forma paralela al aumento de los contagiados por el SARS-CoV-2.

Recomendaciones para la vacunación frente a la COVID-19 en pacientes anticoagulados

El Grupo de Enfermedades Cerebrovasculares de la SEN ha elaborado un documento con recomendaciones sobre las vacunas de COVID-19  en pacientes anticoagulados, al que se puede acceder a través del pdf adjunto a esta noticia.  

A continuación la transcripción del documento:

Aproximadamente en el 25-30% de los pacientes que han sufrido un ictus isquémico existe asociado un factor etiológico que hace recomendable la administración de tratamiento anticoagulante a largo plazo para evitar la posible aparición de nuevos eventos embólicos, tanto a nivel cerebral como en otras localizaciones. Dado que el ictus es una patología claramente asociada a la edad, en la mayoría de ocasiones, estos pacientes tendrán también una edad avanzada, lo que hace a esta población especialmente vulnerable en caso de infección y grupo de especial interés en la actual campaña de vacunación frente a COVID-19.


La vacuna frente a COVID-19 se administra intramuscularmente. Las personas que están recibiendo tratamiento anticoagulante pueden presentar una mayor tendencia a la aparición de sangrado o hematomas tras las inyecciones intramusculares, lo que hace necesario establecer precauciones adicionales en pacientes que reciben este tratamiento y deben ser vacunadas. Este documento tiene como objetivo establecer una serie de recomendaciones en relación con la vacunación de pacientes con ictus en tratamiento anticoagulante. De forma general, no obstante, las precauciones a tener en cuenta en pacientes anticoagulados en relación a la vía de administración intramuscular de la vacuna, son ya conocidas desde hace tiempo para otras vacunas como la de la gripe, que se administran habitualmente con toda normalidad y sin necesidad de modificar el tratamiento anticoagulante.


1- El tratamiento anticoagulante no supone una contraindicación para la administración de la vacuna frente a COVID-19.


2- No se debe suspender el tratamiento anticoagulante previamente a la administración de la vacuna.


3- Se recomienda la administración de la vacuna con aguja fina (no más de 23 G).


4- En pacientes anticoagulados con antagonistas de la vitamina K (acenocumarol, warfarina) se recomienda realizar la vacunación si el INR se encuentra en el rango terapéutico objetivo.


5- En pacientes anticoagulados con anticoagulantes de acción directa (apixabán, dabigatrán, rivaroxabán, edoxabán), o con heparina o fondaparinux, se recomienda evitar la administración de la vacuna en las horas cercanas al pico máximo de concentración del fármaco en sangre (aproximadamente 2 horas tras la toma), sin necesidad de omitir ninguna dosis.


6- Se recomienda realizar presión sobre la zona de la inyección durante al menos 3 minutos tras la vacunación para evitar la formación de hematomas.

Descargar archivo pdf

Recomendaciones para la vacunación frente a la COVID-19 en pacientes con cefalea

El Grupo de Cefaleas de la SEN ha elaborado un documento con recomendaciones sobre las vacunas de COVID-19  en pacientes con cefalea, al que puede acceder a través del pdf adjunto a esta noticia.  

A continuación la transcripción del documento:

La COVID-19 puede causar cefalea, empeorar un dolor de cabeza previo y provocar otras complicaciones neurológicas graves. En la actualidad, no es posible saber con certeza quienes son las personas que pueden desarrollar este tipo de complicaciones por la COVID-19, aunque el riesgo de sufrir problemas de salud graves aumenta con la edad. Además, las personas afectadas por la COVID-19, pueden trasmitir la enfermedad a sus familiares o amigos, poniéndoles en riesgo de sufrir complicaciones.

La vacunación frente a la COVID-19 hace que nuestro organismo produzca anticuerpos protectores frente al virus, sin el riesgo de padecer la enfermedad. La inmunidad que proporciona la vacuna puede evitar que la persona padezca la enfermedad o que presente complicaciones graves. Además, la inmunización que confiere la vacuna permite reducir la transmisión del virus a nuestros familiares o aquellas personas que tienen un riesgo elevado de padecer una complicación grave por la COVID-19. Por otro lado, la vacunación no ha mostrado que pueda empeorar a los pacientes que padecen cefaleas y es compatible con todos los fármacos utilizados habitualmente para el tratamiento de los diferentes tipos de dolor de cabeza. En concreto, no existe contraindicación en vacunar a las personas con migraña que están recibiendo tratamiento con toxina botulínica o con un anticuerpo monoclonal frente al péptido regulador del gen de la calcitonina (CGRP) o su receptor.

Por todo lo expuesto, la vacunación frente a la COVID-19 es una estrategia útil para proteger de forma individual a las personas, limitar la propagación de la enfermedad y no se asocian a un empeoramiento de los pacientes con cefalea. Desde el GECSEN se considera que no hay ninguna contraindicación para que se vacune a los pacientes que padecen cefaleas.

Descargar archivo pdf

XXVI Curso nacional de cefaleas para residentes de neurología 2021. 24-26 marzo 2021. Edición virtual

Dirigido a:

Socios de la SEN Residentes de Neurología de tercer y cuarto año que no hayan realizado el curso con anterioridad.

Para solicitar asistir al curso se debe cumplimentar el formulario de inscripción y remitirlo a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. antes de las 15:00 horas del jueves 4 de febrero de 2021.
Próximamente se publicará el programa provisional.

Attachments:
Download this file (Cefaleas Residentes 2021.pdf)Cefaleas Residentes 2021.pdf[Programa ]1729 kB
Download this file (Formulario preinscripción Curso Cefaleas 2021.pdf)Formulario preinscripción Curso Cefaleas 2021.pdf[Formulario de preinscripción]1249 kB
La SEN publica el nuevo Manual de Práctica Clínica de Cefaleas

El Grupo de Estudio de Cefaleas de la Sociedad Española de Neurología acaba de publicar el “Manual de Práctica Clínica de Cefaleas”, un tratado sobre estas enfermedades neurológicas que suponen la primera causa de demanda asistencial en las consultas de Neurología, además de una de las primeras en Atención Primaria.  

El “Manual de Práctica Clínica de Cefaleas” supone una actualización de las guías que periódicamente publica la SEN (la anterior edición se había realizado en 2015), y permite revisar de forma rápida y práctica las recomendaciones para el manejo de cualquier tipo de cefalea, tanto en relación con el diagnóstico como en las alternativas terapéuticas, basándose en las evidencias científicas más actuales. El Manual está dirigido tanto a médicos residentes o de atención primaria, como a neurólogos clínicos y otros profesionales de la salud que atienden a personas con dolor de cabeza.

Se puede consultar el Manual de Práctica Clínica de Cefaleas en: https://www.sen.es/pdf/2020/ManualCefaleas2020.pdf

 

Recomendaciones a neurólogos para la vacunación frente a la COVID-19 en pacientes con esclerosis múltiple

El Grupo de Enfermedades Desmielinizantes de la SEN ha elaborado un documento con recomendaciones sobre las vacunas de COVID-19  en pacientes con esclerosis múltiple, al que se puede acceder a través del pdf adjunto a esta noticia.  

A continuación la transcripción del documento:

Descargar archivo pdf

ASPECTOS GENERALES

  1. En la actualidad, a nivel mundial se están desarrollando un gran número de vacunas para reducir las tasas de infección por SARS-CoV-2.
  2. Ninguna de las vacunas COVID-19 comercializadas hasta la fecha en España (Pfizer, Moderna) está compuesta por virus vivos o atenuados (conceptualmente es equivalente a vacunar con virus inactivados) por lo que, a priori, no estarían contraindicadas en pacientes con esclerosis múltiple que se administran un tratamiento modificador de la enfermedad (TME) inmunomodulador o inmunosupresor [1-4].
  3. En pacientes en tratamiento activo con TME inmunosupresor están contraindicada la administración de vacunas con virus vivos o atenuados [5].
  4. En los ensayos clínicos realizados con vacunas no se han incluido pacientes con esclerosis múltiple ni con ninguno de los TMEs. Al no disponer de evidencia científica no se pueden realizar recomendaciones categóricas respecto a las indicaciones, resultados y riesgos de la vacunación, si no únicamente sugerencias sustentadas en el plano teórico.
  5. Se recomienda que la decisión de vacunación sea tomada de forma conjunta por el paciente y su Neurólogo/a con el fin de establecer un adecuado balance riesgo/beneficio de forma individual en cada
  6. La administración de las vacunas se debe realizar adoptando las medidas de seguridad y preventivas establecidas por las autoridades sanitarias y siguiendo las indicaciones que recoge la ficha técnica.
  7. Las vacunas de Pfizer y Moderna están compuestas por fragmentos de RNA mensajero de la proteína espicular de la membrana, encapsulado en nanopartículas. Probablemente la proteína espicular es la más determinante en la infectividad del virus, al ser la que le permite adherirse al receptor angiotensina-2 humano expresado a nivel pulmonar, vascular, y cerebral principalmente. Una vez administrada la vacuna, el RNA mensajero viral es incorporado por las células musculares, que expresarán la proteína espicular en su Esto permite que el sistema inmunológico reconozca como extraño el antígeno expresado por las células musculares y se produzca una inmunización efectiva. El RNA mensajero no se incorpora al DNA de la célula receptora [1-4, 6].
  8. La vacuna de Astra Zeneca es diferente a las anteriores y en la actualidad no está aprobada ni comercializada en España ni en la Unión Europea y de momento las recomendaciones anteriores no le aplican. Está compuesta por un adenovirus atenuado de chimpancé sin capacidad de replicación que es portador de material genético correspondiente a la proteína espicular del SARS-COV-2. La expresión de este material genético por parte del adenovirus activa la respuesta inmunitaria [6].
  9. Se recomienda que los neurólogos/as realicen un seguimiento clínico de los pacientes vacunados y comuniquen cualquier efecto adverso (EA) en relación con la vacuna, especialmente aquellos EAs que pudieran estar relacionados con el sistema

CONSIDERACIONES PARA LA VACUNACION COVID-19

  1. Un registro que incluyó más de 42.000 pacientes con esclerosis múltiple indica que los pacientes con esclerosis múltiple que reciben TME inmunosupresor no presentan mayor riesgo de sufrir infección por SARS-CoV-2 que los que no siguen este tipo de tratamiento [7].
  2. Otros registros publicados desde el inicio de la pandemia indican que los principales factores de riesgo que podrían favorecer una mayor gravedad de la infección por SARS-COV-2 en pacientes con EM son: elevado grado de discapacidad, edad avanzada, obesidad, sexo masculino, diabetes y enfermedad cardio-respiratoria de base [8,9].
  3. Los neurólogos deben tener en cuenta estas consideraciones a la hora de recomendar la vacunación COVID-19 a los pacientes con

VACUNAS COVID-19 Y TME

  1. Una de las cuestiones más importantes es si el tipo de TME recibido puede afectar a la efectividad de la vacunación.
  2. En pacientes que reciben TME inmunomodulador (interferón beta, acetato de glatirámero, teriflunomida, dimetil-fumarato) y que presentan un recuento linfocitario normal la efectividad de la vacunación no se debería ver
  3. En pacientes que todavía no han iniciado TME inmunosupresor, si la situación clínica lo permite, se recomienda la vacunación antes de su inicio, administrando la última dosis antes de comenzar con el inmunosupresor (ver especificaciones sobre periodos de tiempo recomendados en el siguiente punto).
  4. En pacientes que ya reciben TME inmunosupresor la administración de alguna de las vacunas COVID-19 aprobadas en la actualidad, al igual que con las vacunas inactivadas, no debería implicar ningún problema de seguridad, aunque la efectividad de la vacuna podría verse comprometida, por lo que se hacen a continuación recomendaciones particulares para cada uno de estos fármacos:
  • Natalizumab: Al no comprometer la inmunidad periférica no debería interferir con la inmunización antes de su inicio ni durante su administración.
  • Trasplante de médula ósea: Administrar la vacuna una vez que se considere conseguida la reconstitución inmunológica.
  • Terapias de reconstitución inmune:
    • Cladribina. Administrar la vacuna una vez que el recuento linfocitario recupere su rango normal (entre 800-1000 cels/mm3)
    • Alemtuzumab. Administrar la vacuna una vez que se considere conseguida la reconstitución inmunológica.
  • Tratamiento inmunosupresor administrado de forma continua (fingolimod, siponimod, ozanimod): La vacunación durante su administración puede implicar un menor grado de inmunización.
  • Azatioprina: La vacunación durante su administración puede implicar un menor grado de inmunización.
  • Anticuerpos monoclonales anti-CD20 administrados en pulsos (ocrelizumab, rituximab): Iniciar la vacunación al menos tres meses después del pulso de anti-CD20 y administrar la última dosis de la vacuna como máximo seis semanas antes del siguiente pulso.
  • Anticuerpos monoclonales anti-CD20 administrados de forma continua (ofatumumab): La vacunación durante su administración puede implicar un menor grado de inmunización.
  • Tratamiento inmunosupresor inespecífico administrado en pulsos (mitoxantrone, ciclofosfamida): Administrar la última dosis de la vacuna dos semanas antes del siguiente pulso. La vacunación durante su administración puede implicar un menor grado de inmunización.
  1. Para pacientes con EM que no puedan recibir la vacuna COVID-19 por cualquier circunstancia, se recomienda la vacunación de los
  2. Mientras se genera la repuesta inmunológica tras administrar la vacuna COVID- 19 y mientras se mantengan vigentes las recomendaciones de las autoridades sanitarias, los pacientes con EM, al igual que el resto de la población general, deben mantener las medidas de higiene (mascarilla, lavado de manos,…) y distanciamiento social

Sobre nosotros

La Sociedad Española de Neurología es una sociedad científica española fundada en 1949 que tiene alrededor de 3500 socios, la mayor parte de los cuales son médicos españoles especializados en el ámbito de la neurología.

©2021 Sociedad Española de Neurología. Todos los derechos reservados.
Aviso Legal sello lopd sello lssi